miércoles, 6 de diciembre de 2017

La Aviación Naval y de Ejército podrían ser eliminadas


El plan de desmantelamiento de las Fuerzas Armadas argentinas, parece continuar, como en años anteriores.

Desde la venta del portaaviones ARA 25 de Mayo, en los ´90, durante el Gobierno de Menem, pasando por la desprogramación y destrucción del misil Condor II, seguida por la desidia y el olvido durante la administración kirchnerista, donde no se invirtió, ni se mejoró el área de Defensa, donde se prolongó el abandono y surgió la estigmatización de las Instituciones Militares, como parte del relato ideológico del momento, aceptándose tácita y erróneamente que la Defensa era un área prescindible y de poca importancia.

La eterna postergación de la compra de aviones de combate para la Fuerza Aérea y la Aviación Naval dejó a la Argentina sin cazas de combate debiendo, el Gobierno de Macri, realizar una compra, apresurada, de cazabombarderos usados Dassault Super Etendard, a Francia, ante la inminente realización de la cumbre internacional del G20 en Argentina para el 2018. Abriéndose una disputa sobre si dichos aviones deberían ser destinados a la Armada, como estaba planeado, o a la Fuerza Aérea que carece, hace tiempo, de cazasbombarderos de tales características.

La actual política, para la Defensa, llamada ¨reestructuración de las Fuerzas Armadas¨, apuesta, según el Gobierno argentino, a  la fusión de unidades militares , un uso más integrado de los medios, (a través de la centralización de todas las Fuerzas Armadas bajo el Estado Mayor Conjunto ) y finalmente el equipamiento de las fuerzas. Se omite que las supuestas mejoras de las Fuerzas Armadas, podrían contemplar eliminar unidades, como la Aviación Naval, hoy diezmadas por el abandono pero que puede ser reconstruída, si hay voluntad. Recordando el legado dejado por los A-4Q Skyhawk o el letal duo Super Etendard + misil Exocet, bien conocidos durante la Guerra de las Malvinas, donde fueron una desagradable sorpresa para las fuerzas de Tareas británicas con el hundimiento del destructor HMS Sheffield,el buque con pretrechos militares Atlantic Conveyor y el ataque al portaaviones HMS Invencible. 

Dassault Super Etendard con misil AM39 Exocet de la 2º Escuadrilla de Caza y Ataque del Comando
de Aviación Naval de la Armada Argentina
Detrás del eufemismo de la ¨reestructuración de las Fuerzas Armadas¨, está la concentración del poder militar en el Estado Mayor Conjunto (E.M.C.), más reducción de gastos presupuestarios y la eliminación de especialidades como la  Aviación Naval de la Armada y la Aviación del Ejército Argentino expresada por el actual ministro de Defensa Oscar Aguad, cuando dijo: "no habrá espacio para dos fuerzas aéreas". Eliminar especialidades tradicionales como la Aviación Naval o la del Ejército Argentino o reducirlas a su mínima expresión, pretendiendo dejar, de los hombres que sirven, sirvieron en dichas unidades, solo un recuerdo de todo aquello.

CH-47 del Comando de Aviación de Ejército
Cabe preguntar, al actual ministro de Defensa Oscar Aguad, ¿qué hará con las bases aeronavales : de Río Grande, de Tierra del Fuego (usada, durante la Guerra de las Malvinas, por la Aviación Naval desde donde despegaban los Super Etendard para atacar, con misiles Exocet, a la flota británica y junto con la Fuerza Aérea), Almirante Zar de Trelew y Espora de Bahía Blanca ? ¿serán reconvertidas, entregadas a Fuerza Aérea o cerradas definitivamente ?.

Aerospatiale SA300L del Comando de Aviación de Ejército Argentino en Islas Malvinas
Parece que la historia no pesa y algunos, creen que pueden mejorar las Fuerzas Armadas suprimiendo especialidades históricas como la Aviación Naval o la Aviación del Ejército, al compararlas con ¡ dos ¨fuerzas aéreas¨ ! y no entenderlas como unidades inherentes de cada Arma, probadas con éxito en combate y que no se superponen con las tareas de la Fuerza Aérea. Las falsas soluciones disfrazadas de buen criterio, dejó a las Fuerzas Armadas sin material de defensa aéreo, naval o terrestre que aun padecen.

F4U de la Aviación Naval Argentina
Eternas postergaciones, donde nunca es el momento oportuno para renovar el material de defensa, hoy continúan la decadencia, especulando con suprimir especialidades aéreas de cada Arma, suponiendo que el monopolio de la Aviación militar debe radicar solo en la Fuerza Aérea, que, además, carece de poder de fuego para sostener su tarea de control militar del espacio aéreo argentino.

Bajo el pretexto de la integración de las Fuerzas se pretende reducir aún más costos y simplificar a las Fuerzas Armadas, reduciéndolas a un grupo de barcos, aviones de entrenamientos y tropas terrestres sin elementos para el combate, para ser comandados por E.M.C..

A-4Q Skyhawk de la 3º Escuadrilla de Aeronaval de Caza y Ataque del COAN 
La llamada reestructuración de las Fuerzas Armadas, presentada como una solución para el tema de la Defensa nacional, hasta el momento, parece ser solo una intención de seguir reduciéndo costos y no un plan serio, estratégico y racional de recuperación de las Fuerzas Armadas.


AEROMAQUINA DESIGN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...