domingo, 23 de julio de 2017

La Aviación Militar argentina sigue tapando agujeros


La Fuerza Aérea y la Aviación Naval Argentina con escasos aviones de combate sigue tapando agujeros 

El reducido número de aviones de combate hace imposible, hoy en día, poder cubrir el espacio aéreo argentino como se debería.

El 8 de junio del 2016, el titular de la Fuerza Aérea, brigadier mayor Enrique Amreim escribió, al entonces ministro de Defensa, Julio Martínez, en un cable :"Ante la próxima desprogramación del Sistema de Armas A-4AR esta fuerza se encuentra estudiando distintos S.Arm. (s) cuyas características permitirán introducir al personal en tecnología del siglo XXI a costos razonables obrando como herramienta que facilite la transición hacia un avión de 4ta generación".

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, había señalado: "Recibimos las Fuerzas Armadas en un estado muy malo en términos de equipamiento y remuneración, después de muchos años de una política errada. Y la Fuerza Aérea tiene una capacidad mínima y muy limitada en materia de defensa aérea. En ese orden, el Ministerio de Defensa viene trabajando en la evaluación de compra de aviones, es un tema que se viene discutiendo con otros países".

Durante la segunda presidencia de Fernández de Kirchner, EE.UU ofreció F-16, pero que se negaron a comprar, por roces dimplomáticos. Cerca del fin de su mandato se estuvo a punto de cerrar un acuerdo con Israel por la compra de antiguos cazabombarderos Kfir, en su versión modernizada Block 60, una ¨oferta¨ para paises del tercer mundo a un precio exagerado para un modelo usado, vetusto, que fueron sacados de servicio, de la Fuerza Aérea israelí, hacía décadas. Poco antes de irse, la administración kirchnerista, optó por dejarle la decisión de adquirir los Kfir al próximo gobierno. Mientras tanto la situación de la Fuerza Aérea y del resto de las Fuerzas Armadas ya era calamitosa por la obsolencia y escasez del material militar, para la defensa. Al respecto el ex ministro de Defensa Jaunarera había expresado que :¨ninguna de las Fuerzas Armadas puede cumplir hoy con la misión principal que le asigna la ley¨.

Con la llegada de la adminstración de Macri, el ex ministro de Defensa Julio Martinez dijo que: ¨se iban a estudiar todos las propuestas¨.

Una comisión de la FAA viajó a Corea del Sur para evaluar los entrenadores KAI T-50Otra delegación realizó un viaje a Italia para testear al entrenador Aermacchi M-346 Master. Posteriormente se dijo que el presidente Macri estaba interesado en los KAI T-50. También que FAdeA podría producir el caza ligero checo L-159 Alca. Sin embargo nunca se llegó a definir nada en concreto hasta ahora.

El 2016 el ex ministro de Defensa Martinez realizó una visita al centro industrial militar de Rusia, meses después fuentes rusas dijeron que : Argentina estaba interesada en comprar MiG-29. No obstante, esto Martinez desmentió la compra de los MiG .

Pero poco se hizo, hasta el momento, para mejora la situación de la Aviación militar argentina. Décadas de olvido que parecen prolongarse sin que nadie se anime a dar una respuesta clara y contundente sobre el modelo y el plazo para adquirir aviones de combate, y como recuperar la capacidad supersónica perdida, con la desprogramación de los Mirage en noviembre del 2015.

Actualmente Argentina se quedó sin cazas interceptores y delega ese trabajo en aviones que no son aptos para ese propósito, como los A-4AR o entrenadores IA-63 Pampa II. Estos últimos se usaron para evitar que se cierre la VI Brigada Aérea de Tandil, donde operaban los Mirage que fueron desprogramados. A partir de lo cual, cada vez más, la Fuerza Aérea vuela en aviones de entrenamiento.

Fuselaje y sección de nariz y cabina desmontados de un A-4AR Fightinghawk argentino en Córdoba
Los A-4AR Fightinghawk, son los únicos cazabombarderos que tiene la Fuerza Aérea Argentina, y serán desprogramados por la falta de repuestos en dos años, quedándose, sin aviones de combate para entonces. Ahora se supo que los únicos cazabombarderos de la Fuerza Aérea no serán dados de baja en 2022, como se esperaba, sino en 2018. Los A-4R, a pesar de las actualizaciones realizadas, son aeronaves anticuadas, para las cuales ya no se consiguen repuestos. Muchos de esos cazabombarderos debieron ser sacados de servicio para ser de suministro de repuestos de otros. A todo esto, sin un buen presupuesto para reponer el material de vuelo; los funcionarios gubernamentales permanecen en el eterno mar de las indecisiones, entre el dilema de comprar o no, de no gastar mucho o que no es el momento para adquirir aeronaves de combate. El mismo camino, por el cual, se llegó a esta situación de desidia por la que pasa la Fuerza Aérea y la Aviación Naval.

A-4AR argentinos fuera de servicios ubicados en depósitos 
Siendo que ningún país puede prescindir de cobertura aérea como tampoco ningún protocolo de seguridad ante cualquier encuentro de mandatarios internacionales. Hace unos meses, Aeromáquina, adelantó la importancia de adquirir aeronaves de combate, para comenzar la recuperación de las capacidades perdidas, de la Fuerza Aérea y la Aviación Naval, disponiendo de sistema de armas a la altura de los requerimientos, para los cuales deben estar preparadas, incluso,la participación en operativos de seguridad en cumbres internacionales como la del G-20, y que Argentina será sede en 2018, o en asunciones presidenciales, donde también se requiere de un despositivo de seguridad aéreo.

La Fuerza Aérea, está haciendo malabares con el poco material de vuelo que posee, peor aún le fue a la Aviación Naval cuya flota de cazabombarderos está prácticamente inactiva, desde hace tiempo. Sin embargo, en mayo del 2017, trascendió que hubo conversación con Francia por seis cazabombarderos Super Etendard Modernisé, ya desprogramados por ese país, para la Aviación Naval. También, Francia daba por hecho la venta de Mirage F-1 a la Argentina, en noviembre del 2016, pero la contraparte argentina nunca dio su aprobación.

Un Super Etendard del Comando de Aviación Naval, hoy todas estas aeronaves están inoperativas y guardadas, desde hace tiempo, a la espera de repuestos que podrían obtenerse con la compra de unidades ya desprogramadas por Francia.
Hoy la Aviación Naval solo opera : aviones de transportes, helicópteros, antiguos torpederos, bimotores, Tracker y otros bimotores, de pequeño porte, destinados a misiones de patrullaje marítimo.

La Fuerza Aérea y la Aviación Naval, combatieron ferozmente durante la guerra de las Malvinas, produciéndoles grandes pérdidas a la flota británica.Sin embargo, paradojicamente, según el ex ministro de Defensa Martinez, se perdieron más aviones durante la administración kirchnerista que en la guerra de Malvinas.

A toda aquella gloriosa história, de la Fuerza Aérea como de la Aviación Naval, el futuro le deparó una realidad incierta de abandono y puras promesas.

AEROMAQUINA DESIGN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...