sábado, 12 de marzo de 2016

Argentina reanuda negociaciones con Israel por la compra de viejos cazabombarderos Kfir


Argentina retomó las conversaciones con Israel por la compra de anticuados cazabombarderos Kfir actualizados a la versión Block 60, según informa el sitio flightglobal.com.

Las células de Kfir utilizadas desde mediados de los 70 y descartadas, por la Fuerza Aérea Israelí ,durante los 90, ahora son ofrecidas por la empresa IAI (Israel Aircraft Industries)  a la Argentina, bajo la versión Block 60. Las aeronaves son propulsadas con un motor,de origen, estadounidense General Electric J79. Como innovación, solo ofrecen, poco más, que un radar de barrido Elta 2032, que no hacen a estas aeronaves equiparables a cazas que operan en la región.

El Kfir es una antigua configuración delta, inspirada en los Mirage. Una copia de aquellos viejos caza bombarderos franceses, que ya fueron descartados, por la Fuerza Aérea Argentina, en noviembre del 2015 tras 40 años de uso.

La dinastía Mirage, muy venerada por los nostálgicos, ya está culminando. Recurrir a viejas células deltas, imitaciones setentista, de lo que ya se descartó como material de vuelo vetusto, es seguir incurriendo en un error inadmisible para la Argentina.

En la actualidad los usuarios de Kfir son Sri Lanka, Ecuador y Colombia, este último país, con varios accidentes de Kfir C.7, también ofrecidos por IAI. Esto hizo que, hoy, Colombia también esté necesitada de adquirir otros aparatos. 



Los viejos Kfir, no están en ventaja ante ninguna aeronave de combate, moderna, de la región, si lo comparamos con los F-16 , Mirage 2000  y mucho menos con el Typhoon II como los que operan, las fuerzas británicas, en la base militar de Malvinas.

Si ante la imperiosa necesidad de suplir el material aéreo, a una Fuerza Aérea Argentina despojada de aviones de combate, se recurre a comprar más material anticuado; para seguir sosteniendo aviones de combate que ya no están a la altura de competir contra otros cazas regionales. Y en donde ni siquiera pueden ser considerados como cazas interceptores sino como antiguos cazas bombarderos, sin la capacidad para alcanzar la superioridad aérea para resguardar, el extenso espacio aéreo argentino. Gastar fondos públicos en viejas aeronaves de combate, que están varios escalones por debajo de cazas de 4º generación, hará que el remedio sea peor que la enfermedad. Ninguna modernización a los viejos Kfir los harán más competitivo con ningún caza moderno, de la región. Con este material vuelo, la Fuerza Aérea Argentina, no podrá alcanzar el  objetivo de comenzar a modernizarse, sino de seguir siendo un museo volador.

AEROMAQUINA DESIGN