lunes, 30 de noviembre de 2015

Argentina despidió a los Mirage en la VI Brigada Aérea de Tandil


El evento superó las expectativas de los organizadores. Alrededor de 200.000 personas participaron de la despedida de los aviones emblema de la defensa argentina.

En horas de la tarde de este domingo, se desarrolló el Acto de Ceremonia de Despedida del Sistema Aéreo Mirage, presidido por el Jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brigadier General (VGM) Mario Miguel Callejo; acompañado por el Jefe de la VI Brigada Aérea, Comodoro Mayor Pedro Esteban Girardi, las máximas autoridades de la Institución; autoridades nacionales, civiles y militares, y público presente.

Con el acto, se puso fin a una página en la historia de la defensa del país. Ahora sólo queda la polémica de cómo, en poco más de 10 años se pudo vaciar y casi dejar inoperante a la Fuerza Aérea Argentina.

Los caza Mirage tuvieron su última participación operativa en septiembre pasado durante el ejercicio "ARIETE" que se realizó durante una semana en la provincia de Santa Cruz.

Considerados en una época como la "columna vertebral de la defensa aérea" del país, los Mirage, cazabombarderos e interceptores, no serán reemplazados a corto plazo por ninguna otra aeronave similar, a pesar de que estaba previsto en el presupuesto 2014 elaborado por el actual Gobierno nacional.

Estos aviones realizaron más de 131 mil horas de vuelo y tuvieron participación en la batalla aérea durante la guerra de Malvinas.


La Fuerza Aérea Argentina adquirió estos aviones de combate en la década del '70 y en la reciente publicación del libro Blanco de la Defensa 2015, elaborado durante la gestión de Agustín Rossi, en la VI Base Aérea de Tandil, solo quedó una dotación de siete Mirage, entre los modelos V Finger y III-EA.

En los últimos años figuraba oficialmente la lista de 25 Mirage, pero la mayoría no estaban en condiciones de operar, por lo cual se decidió su desprogramación como sistema de arma.

Llegando a alcanzar una velocidad máxima de 2.217 kilómetros por hora (Mach 2.1) a 12.200 metros de altura, estos Mirage no serán suplantados por alguna avión con similares características de combate para a defensa aérea nacional.


Sin reemplazo en lo inmediato

El ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea Argentina habían comenzado una ronda de negociaciones en el año 2013 en la que se evaluaron los Mirage F1-M españoles, los Mirage 2000 y Mirage F1 franceses, el JF-17 chino/paquistaní, el F-16 estadounidense y el Kfir israelí.

En el presupuesto 2014 que había elevado al Parlamento en septiembre de 2013 el entonces jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, se mencionaba en el folio 115 que "en el ámbito de la Fuerza Aérea se preveía la incorporación del Mirage 1, que reemplaza al sistema Mirage III, en proceso de desprogramación".


Esos Mirage F 1 pertenecían al Ejército del Aire de España de caza y ataque de tercera generación, diseñado y construido por la empresa francesa Dassault Aviation.

Sin embargo, no se concretó la adquisición de esos aviones y luego trascendió que había intereses por los aviones multipropósito israelí Kfir Block 60, el caza polivalente chino J-10 y el jet de combate Gripen de la empresa sueca Saab.

El proceso de selección llevó a técnicos y militares argentinos a mantener negociaciones simultáneas con los distintos oferentes y a efectuar viajes a las casas matrices de cada una de las empresas para analizar las potencialidades de cada avión y las posibles condiciones de transferencias tecnológica.

A pesar de todas estas posibilidades, por ahora no habrá naves que reemplacen la potencia de combate de los Mirage, y para no dejar inoperable la VI Brigada Aérea de Tandil, trasladarán allí algunos aviones Pampa, cuyo destino original es Mendoza.

Cronista | La Prensa | Tandilario

AEROMAQUINA DESIGN