domingo, 30 de agosto de 2015

Pampa III : primer vuelo experimental para modernizar a los Pampas II

Pampa III : primer vuelo experimental para modernizar a los Pampas II

El 10 de octubre del 2013, con motivo del 86° aniversario de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), se presentó el proyecto del Pampa III

El prometido Pampa III, es un ensayo de actualización para los entrenadores IA-63 Pampa II, de la Fuerza Aérea Argentina.

El llamado Pampa III es un intento de modernización en la aviónica, y posiblemente, reemplazo, de los asientos eyectables Martin Baker por los rusos Zvezda K-36 LT, en los IA-63 Pampa II. Las pruebas se llevaron a cabo sobre una vieja célula experimental, el IA-63 Pampa (matrícula EX – 03), apodado ¨Pepsicola¨ por su color similar a la gaseosa. Esta aeronave voló por primera vez el 25 de marzo de 1986 y sigue siendo usada como banco de pruebas para las revonaciones que se quieran intentar sobre los IA-63 Pampa II.

La actualización instalada en la aeronave experimental, pudo ser probada en vuelo, desde las instalaciones de FAdeA en la provincia de Córdoba. El vuelo con los nuevos dispositivos electrónicos instalados resultó satisfactorio y el pretendido para ser instalado en otras unidades, similares, que posee la Fuerza Aérea Argentina, con el objetivo de modernizarlas y pasar de la serie Pampa II a la homologación Pampa III.

Las novedades radican, principalmente, en la aviónica de los IA-63 Pampa II, sobre los cuales no se hizo ninguna modificación, en la estructura, ni en la configuración externa de la aeronave.

La modernización consta de la instalación de un Data Link, un nuevo software que le va a permitir simular el uso de radar, RWR y armamento Aire-Aire y Aire-tierra. Las modificaciones básicas consisten en la incorporación de dos pantallas digitales al Glass Cockpit análogo-digital pertenecientes a la firma israelí “Elbit Systems”, sumada a la que ya disponía. El sistema de casco integrado Targo permitirá al piloto guiar misiles con solo mirar el objetivo.


En el visor del Targo básicamente se proyecta la misma información de un Head Up Display (HUD) con datos de velocidad, altitud, rumbo, horizonte, etc. aunque dicha simbología irá variando según el modo que esté seleccionado en el HUD, sea navegación, ataque aire-aire, ataque aire-suelo o aterrizaje. De éste modo el piloto aún mirando para cualquier lado contará con dicha información de modo permanente. En la versión de entrenamiento también puede proyectarse información y simbología sobre el punto de impacto permanente (CCIP) para el lanzamiento de armamento aire-suelo o aire-aire, simulación de designación de un blanco, recepción de información de blancos vía datalink, etc.


Recordemos que IA-63 es solo un entrenador avanzado, donde los futuros pilotos de caza se deben entrenar para llegar a sus destinos finales, caza interceptores o caza bombarderos, que posean la misma tecnología en aviónica y armamento. Lo preocupante es que Argentina no posee aviones con una aviónica que iguale o supere a esta avanzada actualización en sus entrenadores IA-63 Pampa II.

En noviembre del 2015, la Fuerza Aérea Argentina dará de baja a los pocos Mirage III EA con cuarenta años de uso en su haber. Sumado a que de los 33 cazambombarderos A-4R FightingHawk que poseía, solo se mantienen en vuelo cuatro unidades.

La compra de aviones, caza, FC-1 Thunder a China ó  Kfir Block 60 a Israel en nada pueden superar a los cazas en uso en las, modernas, Fuerzas Aéreas, por lo que  la costosa compra de esos vetustos, aparatos ,de realizarse, cumplirían más una actuación simbólica que disuasiva. La adquisición de cazas suecos, Gripen NG, se ve dificultada por la presión británica a Brasil y a la empresa Saab de no vender esos aparatos a la Argentina.

La adquisición de modernos Shukhoi rusos o de Rafale, franceses, es casi imposible por los costos prohibitivos. Sumado a que los Rafale, no tienen todos sus componentes fabricados por Francia, siendo esa una de las causas por las cuales fue rechazada su compra por parte de Brasil, quién optó por fabricar los Gripen NG, con licencia de la empresa sueca Saab, en su territorio.

Pese al promesas de la dirigencia política argentina y al prespuesto de 180 millones de dólares destinado por el Gobierno argentino a la fábrica aeronáutica aún no se construyó un solo avión. Hace cuatro años, la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea en Córdoba) prometió realizar 40 aviones Pampa III, pero todavía no terminó ni uno.

AEROMAQUINA DESIGN