jueves, 20 de noviembre de 2014

Argentina reflota la posibilidad de comprar cazabombarderos Kfir Block 60 a Israel


Ante la necesidad de reemplazar los viejos Mirage III, volvió a tomar fuerza el proyecto de adquirir un grupo de Kfir Block 60. Como alternativa evalúan poner ese dinero en la fábrica nacional de aviones: prometen que la primera unidad de los postergados Pampa III volará en 2015

La decisión está tomada: cuarenta años después de la llegada del primer avión Mirage III a la Argentina, todas las unidades que quedan de ese modelo serán jubiladas entre 2015 y 2016. La intención es que sean reemplazados por 24 cazas de combate Saab Gripen similares a los que ya adquirió Brasil. Pero, de concretarse la idea, las primeras unidades no llegarían este año ni el otro. Recién podrían estar listas a mediados no del próximo gobierno, sino del siguiente.
La necesidad de cubrir ese bache de tiempo llevó al kirchnerismo a reflotar la idea original de comprar entre 12 y 18 Kfir Block 60 a Israel por unos u$s200 millones.


En un primer momento, la operación había sido barajada como posibilidad para reemplazar a los viejos Mirage III. En el Presupuesto 2014 incluso figuró un primer pago de $1.217 millones, a utilizar en la compra de los Kfir o en un lote de F-1 españoles. Pero la escasez de dólares, la tensa relación bilateral por el memorándum con Irán y la propuesta de los Saab Gripen acabaron por enfriar la alternativa israelí. Ahora vuelve a tomar fuerza ante la necesidad de cubrir el vacío entre la jubilación de los Mirage III y la llegada de los aviones de diseño sueco.
 

"Ese espacio de transición se puede resolver de diferentes maneras. Como posibilidad hemos analizado y tenemos en vías de cerrar una serie de iniciativas. Una de ellas son los Kfir", confirmó este miércoles el ministro de Defensa, Agustín Rossi.
 
La otra alternativa para cubrir el bache o stop-gap es utilizar ese mismo dinero para acelerar la postergada fabricación nacional de los 40 IA-63 Pampa III anunciados en 2011.

El problema son los tiempos. A fines de 2013, la promesa fue que la primera unidad volaría entre enero y abril de este año. Siete meses pasaron de la fecha límite y todavía no fue terminada. Por el momento, el Gobierno prefiere no dar una fecha precisa, aunque el secretario de Ciencia, Tecnología y Producción, Santiago Rodríguez, aseguró que ese vuelo inaugural ocurrirá en 2015.


Cualquiera de las dos alternativas necesita tiempo. Lo que necesita decisión son los Kfir. La producción de los Pampa sigue. Lo único que hay que ver es si se vuelca a lo de los Pampa un flujo de fondos que podría estar destinado a los Kfir como para acelerar los tiempos", explicó Rossi, en el encuentro con periodistas de distintos medios que se realizó el miércoles en la base militar del Aeroparque Jorge Newbery, luego de que el alerta meteorológico obligara a suspender la visita a la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA).

Un gran tramo del reportaje de más de una hora estuvo dedicado al estado de la planta nacionalizada hace cinco años. Tanto Rossi como Rodríguez reconocieron que está demorada la esperada entrega del primer avión construido en la fábrica, pero defendieron la decisión estratégica de estatizarla y avanzar con el proyecto Pampa III, que se estima costará unos u$s500 millones.

Dos factores explican la tardanza. Por un lado, la compleja trama de proveedores repartidos por todo el mundo. Algunos de ellos debieron volver a elaborar componentes que habían sido diseñados para el avión Pampa veinte o hasta treinta años atrás. Para poner en marcha la producción, muchas de esas compañías exigen que el trabajo les sea pagado por adelantado entre 24 y 30 meses antes. En ese punto influye el segundo factor: la mayoría de los dólares que el Gobierno tiene disponibles deben ser dedicados a la importación de energía.

"Hicimos un balance razonable en función de los intereses más generales del país. En ese marco, entre la cadena de proveedores, la reconfiguración de la línea de producción y un balance de divisas razonable es que están configurados los tiempos actuales del proyecto", explicó Rodríguez.

La estructura principal del primero de los 40 Pampa III está armada desde fines de 2013. Pero no está en condiciones de despegar porque aún le faltan "cinco o seis componentes críticos". Si los tiempos se cumplen, la promesa es que el año que viene podrá tener su vuelo inaugural.


AEROMAQUINA DESIGN