lunes, 20 de octubre de 2014

X-37B el drone orbital de la USAF


X-37B el drone orbital de la USAF

El X-37B, de cinco toneladas de peso, casi 9 metros de largo y 4,5 de ancho

La primer aeronave, conocida como OTV-1, despegó en abril de 2010 y regresó tras ocho meses en órbita.
La segunda aeronave del programa fue el X-37B partió al espacio en marzo de 2011 y estuvo 15 meses.
El X-37B fue lanzado en diciembre del 2012 en un cohete desechable y ha aterrizado como un avión convencional. El Ejército de EE.UU. sostiene que la misión del dron ha sido poner a prueba nuevas tecnologías, pero los detalles son confidenciales.

El X-37B (también llamado Orbital Test Vehicle o OTV). Este vehículo se lanza en el morro de un cohete convencional Atlas V y regresa planeando hasta el suelo una vez completada su misión. El vehículo en cuestión está pensando solamente para llevar carga al espacio, pero no astronautas. Pesa 5000 kilos y es tan pequeño que dos de ellos cabrían en la bodega de la antigua lanzadera espacial, pero en la actualidad es el único vehículo que permite el retorno apreciable de carga del espacio en la actualidad.

Boeing, dice que puede escalar el X-37B hasta el tamaño necesario para llevar seis astronautas a órbita. En concreto se pasaría de los 9 metros que mide de largo X-37B a unos 14 metros en el nuevo vehículo al que denominan X-37C.


La nave actual, construida por Boeing, utiliza paneles solares para mantener la energía en órbita, mide 9 metros de largo y tiene una envergadura de más de 4,5 metros y un peso de 4.989 kilos.

El director del programa X-37B, el teniente Tom McIntyre, dijo en un comunicado que el proyecto "aporta una capacidad singular al desarrollo de tecnología espacial", en especial tras el final del programa de transbordadores de la NASA.


La aeronave lleva a cabo operaciones de reducción de riesgos, experimentos y desarrollo de conceptos de operaciones para la reutilización de tecnologías de vehículos espaciales.

En proyecto hay al menos dos versiones de este vehículo escalado hasta un tamaño un poco superior y también se planea una versión sólo para carga. La disposición de la tripulación y las ventanas, así como el sistema de acoplamiento es distinta en cada versión.

Se incluiría un pasillo para que la tripulación se pudiera mover y acomodar en sus asientos. Permitiría el vuelo completamente automático y autónomo, pero también manual.

Como el tamaño no es muy diferente al del vehículo original, hay pocos problemas aerodinámicos de escala que puedan afectar a estas nuevas propuestas y si una de ellas se realizara finalmente permitiría llevar astronautas estadounidenses y carga hasta la Estación Espacial Internacional sin necesidad de recurrir a cohetes rusos.

La gran ventaja es que permitiría además bajar los supuestos materiales que los astronautas podrían crecer en condiciones de microgravedad allí (si algún día dejan de medirse la presión sanguínea, claro). Cristales ultrapuros de proteínas, espumas metálicas o aleaciones imposibles y otros tipos de materiales sólo se pueden sintetizar en esas condiciones. Aunque de momento se han visto pocos ejemplos de ellos.


La tarea de construir estas minilanzaderas no es del todo fácil, pues es necesario instalar un sistema presurizado con soportes vitales y el resultado tiene que pasar las necesarias certificaciones para el vuelo tripulado. La misma compañía ya está desarrollando una cápsula espacial tripulada denominada CST que también volaría en un Atlas V. Con Space-X en competición para repartirse los contratos parece que la escena espacial se mueve.

Aunque habría que ver los costes de desarrollo y explotación, la propuesta de una minilanzadera es sin duda interesante, y tiene mejor aspecto que una cápsulas similar a las Apolo que caiga en paracaídas. Pero si finalmente la decisión se decanta por la cápsulas frente al miniavión, quizás sea como en el anuncio de café y resulte que “el cielo puede esperar, pero no por cápsulas”.

Europa prevé hacer pruebas con su propio avión espacial autónomo en las próximas semanas
Está previsto que una cuarta misión X-37B despegue de Cabo Cañaveral en Florida en 2015.

Imagen comparativa se pueden apreciar las diferencias entre X-37B, X-37C y la lanzadera espacial. También se muestra el sistema de lanzamiento.



0 comentarios :

AEROMAQUINA DESIGN