miércoles, 5 de marzo de 2014

Explota un prototipo del cohete argentino Tronador II durante el despegue


Explota un prototipo del cohete Tronador II durante el despegue

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) intentó lanzar la semana pasada el primer cohete experimental del ambicioso proyecto Tronador II, que se propone desarrollar cohetes de transporte para poner satélites en órbita. Después de varias postergaciones por razones técnicas o climáticas, el lanzamiento se hizo el último miércoles 26 de febrero. Pero el vector Vex 1A, que logró despegar unos dos metros, en una fracción de segundo torció su trayectoria y se estrelló contra el suelo envuelto en las llamas de su propio combustible, según pudo reconstruirse.

Sin anuncios oficiales y con varios meses de demora, el cohete Vex 1A que iba a ser utilizado para probar sistemas de navegación fue lanzado. 

En enero se había abortado el lanzamiento cuando falló una manguera de combustible, desde entonces no se hicieron nuevos anuncios. Aunque siendo un cohete de prueba estaba previsto que lo finalmente ocurrido pudiera pasar.
El Gobierno manejó las cosas casi en secreto: evitó difundir el lanzamiento -no hubo prensa ni se comunicó la fecha- y tampoco dio información sobre sus resultados. Lo cierto es que hasta la localidad de Pipinas, partido de Punta Indio, llegaron el miércoles para presenciar el despegue el ministro de Planificación, Julio de Vido, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el titular de la SIGEN, Daniel Reposo. La CONAE -cuyo director es el físico Conrado Varotto- fue transferida a fines de 2012 de la Cancillería a la órbita de Planificación, donde De Vido le dio impulso al Tronador II con un presupuesto multimillonario.

La plataforma de lanzamiento está en Punta Piedras, frente al Río de la Plata, a pocos kilómetros del faro de la Bahía de Samborombón. Pese al secretismo que se impuso al asunto, en la zona debió alertarse del lanzamiento debido a que por protocolo, la policía local ordenó la evacuación de 8 kilómetros a la redonda, contó Gerardo Landa, que es presidente de la Sociedad Rural de Punta Indio y cuyo campo está en la zona “de protección”. Este primer lanzamiento ya se había abortado en diciembre, y hubo intentos a mediados de enero y el 24 de febrero.

El día señalado De Vido y los funcionarios llegaron en helicóptero, sobrevolaron la zona y bajaron en la cancha del Complejo Municipal de Pipinas, donde está el centro de control y monitoreo, y donde se aprieta “el botón” para lanzar el cohete.

Allí esperaban el intendente de Punta Indio, Hernán Yzurieta, científicos y técnicos de la CONAE, de la
fabricante Veng y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata. Cuando todos estaban acomodados en un salón que antes fue un viejo cine, a eso de las 15 el botón se pulsó para el despegue. Pero el cohete de casi 15 metros de largo, apenas se elevó y cayó partiéndose al medio, al parecer por problemas con tensores neumáticos que enganchan el motor. La expectativa mayor era que viajara 300 metros y cayera en el río, donde se recuperarían parte de sus materiales.

Fue en la prueba de lanzamiento. Es un prototipo de los vehículos con que buscan llevar satélites al espacio
Aunque según testimonios la gente ligada al proyecto estaba “deprimida”, otros expertos destacaron que esta fue la primera prueba, y que restan lanzarse de tres a seis cohetes experimentales más. El diario digital El Colono de Punta Indio citó a Marcos Actis, decano de Ingeniería de La Plata, quien afirmó que el lanzamiento “fue un éxito” porque “el cohete se elevó”.

“Por ahí para el que no está en tema se prendió fuego, pero para nosotros estuvo perfecto”, dijo.

El "VEX1" (Vehículo Experimental) mide 14,5 metros, pesa casi 3 toneladas y alcanza una velocidad superior a los 800 kilómetros. El artefacto forma parte de un paquete que podría incluir hasta 6, ya que son experimentales y deben llegar a la perfección.

Meses atrás Varotto científico encargado del proyecto, comentó la idea de la "arquitectura segmentada", donde en lugar de tener un satélite de alto desarrollo que permite tener información de varias áreas con el cambio de paneles, la modalidad propuesta por la Argentina será que estos aparatos trabajen de manera "dedicada".

"No tenemos expectativas altas, los primeros tests siempre son prueba y error", comenta el científico; por tal motivo, los "VEXs" llegarían hasta 6.

Desde el proyecto "Cóndor", de características militares para uso de defensa y que luego fue desmantelado, el país no se había propuesto un plan de desarrollo espacial.

Planificación y la CONAE,  no contestaron a los pedidos de información. El Complejo Municipal de Pipinas -el “Houston” argentino-, estuvo abierto a visitantes por su interés científico. Pero para este primer despegue, de las autoridades locales sólo entró el intendente. Para llegar al lugar del lanzamiento, a 11 kilómetros de Pipinas, el último tramo debe hacerse por un camino de conchilla, y luego de trasponerse una tranquera hay instalado un trailer con personal de seguridad que no permite el paso.


La plataforma de lanzamiento está en una reserva de biosfera reconocida por la UNESCO. “Aquí se dijo que los combustibles que se utilizan son muy contaminantes si derraman, pero se explicó que al quemarse no contaminan”, indicó el productor Landa.


Fuente http://www.clarin.com - http://www.infobae.com/

Ver : Prototipo del Tronador II cayó pero no explotó

0 comentarios :

AEROMAQUINA DESIGN