lunes, 9 de septiembre de 2013

Mitsubishi ATD-X Shinshin el caza furtivo japonés de quinta generación



Mitsubishi ATD-X Shinshin el caza furtivo japonés de quinta generación

El Mitsubishi ATD-X Shinshin es un prototipo de avión de combate de quinta generación que utiliza tecnología furtiva. Está siendo desarrollado por el Instituto de Investigación Técnica y Desarrollo dependiente del Ministerio japonés de Defensa (ITDR) con fines de investigación. El contratista principal del proyecto es Mitsubishi Heavy Industries.

Mitsubishi ATD-X1 ShinShin
Para el montaje y las pruebas de funcionamiento de este modelo, el Ministerio de Defensa de Japón ha pedido al Gobierno una financiación por un monto de 5,5 billones de yenes (55,1 millones de dólares). El primer vuelo de prueba se planea para el año 2014, según informó el portal de tecnología militar Jane’s 360.
En marzo del 2012 se comenzó el ensamblaje del primer prototipo de vuelo del ATD-X. La elaboración del caza empezó en el año 2004 y hasta el momento se han creado dos prototipos estáticos para el acabado de los componentes y la colocación de los equipos. Además de la compañía MHI también están involucrados en el proyecto Fuji Heavy Industries y Kawasaki Heavy Industries, responsables del fuselaje, las alas, la cabina y su equipamiento. Los propulsores con turborreactores de doble flujo de derivación con postcombustión XF5-1 fueron suministrados por la compañía Ishikawajima-Harima. El diseño de la aeronave refleja varios de los aviones caza estadounidenses de cuarta y quinta generación, sobre todo el F-22 Raptor.

El prototipo está siendo diseñado por la empresa japonesa Mitsubishi Heavy Industries (MHI), entre otras, la cual se encargará en 2014 de realizar todas las pruebas. Para el año fiscal 2015 está previsto entregar el prototipo del caza a la Fuerza Aérea y al Departamento de Desarrollo e Investigación Científica del Ministerio de Defensa de Japón para ser revisado. Anteriormente se había informado que el desarrollo de la aeronave se terminaría en el 2017.


Para el primer vuelo, sumando los gastos de recopilación de datos y otras mediciones, se planea gastar alrededor del 60% de la cantidad solicitada por los militares, es decir, 33 millones de dólares. Además se realizarán pruebas de rendimiento de los propulsores (clase caza) a grandes alturas y ensayos de resistencia del casco del avión.

El avión está equipado con un radar multimodo con un sistema de antena de fase activa, un sistema de control a distancia de fibra óptica con múltiples canales superpuestos de intercambio de datos, sistema radioelectrónico de guerra y un sistema único de intercambio de información. El ATD-X ha sido creado con tecnologías que lo convierten en imperceptible, entre ellas la geometría de dispersión y materiales compuestos que retienen las ondas de radio.

Una vez finalizado el desarrollo del caza furtivo, es probable que se apruebe su producción en serie para remplazar al obsoleto Mitsubishi F-2 (la versión japonesa de los aviones de combate de EE.UU. F-16 Fighting Falcon). Y también se estudia la posibilidad de emplear en otros aviones de guerra japoneses la tecnología con la que cuenta el ATD-X.



0 comentarios :

AEROMAQUINA DESIGN