miércoles, 22 de agosto de 2012

Amelia Earhart hallan posibles restos de su avión


Amelia Earhart hallan posibles restos de su avión

Una misión que buscaba localizar la aeronave que piloteaba la pionera de la aviación Amelia Earhart, desaparecida hace 75 años mientras intentaba dar la vuelta al mundo, detectó bajo el agua "restos de objetos manufacturados" que podrían provenir de su avión
Las imágenes, tomadas en el marco del "Proyecto Earhart" y analizadas en un laboratorio, mostraron "objetos manufacturados dispersos" bajo el agua al oeste de la isla Nikumaroro, en el archipiélago de Kiribati, en el medio del Océano Pacífico, indicaron los investigadores que integran el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos.
Esta expedición, la décima en 23 años, filmó en julio el fondo marino cercano a la isla donde, según ellos, la aviadora podría haberse accidentado, y quizá sobrevivido por algún tiempo.

Tras el análisis, los investigadores "vieron en las imágenes elementos que podrían relacionarse a pedazos de tren de aterrizaje", dijo Richard Gillespie, director general del TIGHAR. "Alguna cosa que podría ser un neumático, alguna cosa que podría ser un guardabarros, o una rueda...", añadió.
"Es una etapa interesante", agregó. "Pero no queremos exagerar la importancia, tenemos que hacer otros análisis".
Earhart volaba con su copiloto Fred Noonan en la última etapa de un ambicioso viaje alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial, cuando su avión desapareció el 2 de julio de 1937.
La aviadora, con varios récords en su haber, entre ellos el de ser la primera mujer en cruzar el Atlántico en avión, había despegado desde Papúa Nueva Guinea y se dirigía a la Isla Howland para abastecerse de combustible, antes de volar un largo tramo final hasta California.
En lo que resultó ser su último mensaje de radio, Earhart dijo que no lograba encontrar la Isla Howland y que el combustible se estaba acabando.
Varias misiones de búsqueda y rescate fueron ordenadas por el entonces presidente Franklin D. Roosevelt, pero jamás se volvió a saber de ella ni de Noonan.

Los primeros años de una aventurera

Amelia pasó buena parte de su infancia con sus abuelos maternos, quienes le proporcionaron un estilo de vida lleno de comodidades. Su abuelo, Alfred Otis, era un prominente juez retirado, que pensaba que el padre de Amelia, Edwin Earhart, abogado de empresas del ferrocarril, no estaba en condiciones de proveer a su familia un estilo de vida lo suficientemente holgado.
Durante su infancia, Amelia dio muestras de una personalidad inquieta y audaz, pues se involucraba en actividades atribuidas a los chicos: escalaba árboles, se deslizaba en trineo y disparaba a ratas con un rifle. También tenía como pasatiempo reunir recortes de periódicos de mujeres famosas que sobresalían en actividades tradicionalmente protagonizadas por hombres.

En 1905, se mudó junto a su familia a Des Moines, Iowa, pues su padre había conseguido allí un empleo de ejecutivo, tras venir a menos su práctica de abogado. Cuando tenía diez años, tuvo la oportunidad de ver su primer aeroplano en una feria estatal. Precisamente, la joven expresó en esa oportunidad que el aparato «era una cosa hecha de cables oxidados y madera, nada interesante».
Sin embargo, una serie de desventuras llegaron a la familia Earhart poco después. Su padre había caído en el alcoholismo, por lo que fue despedido de su trabajo; además, Amelia Harres Otis, abuela de Amelia y muy querida por ella, había fallecido en 1911. La familia se mudó a St. Paul, Minnesota, y posteriormente a Springfield, Misuri. En esta ciudad, su padre tenía la certeza de tomar un empleo, algo que terminó en un fiasco, pues el sujeto a quien supuestamente reemplazaría, no había dejado el puesto. Esto provocó el enojo de su esposa Amy, quien partió junto a Amelia y su hermana Muriel, con rumbo a Chicago.
Durante la Primera Guerra Mundial se enroló como voluntaria en labores de enfermería junto a su hermana en la ciudad de Toronto, Canadá, donde atendió a los pilotos heridos en combate. También aprovechó la ocasión para visitar un campo del Cuerpo Aéreo Real. En sus propias palabras, fue allí donde terminó «picada por el gusanillo de la aviación».
En 1920 su familia pudo reunirse nuevamente en California. Para ese tiempo Amelia asistió a un espectáculo aéreo en Long Beach y quedó prendada definitivamente de los aviones. Consiguió que la llevaran a bordo de un biplano en el que voló durante diez minutos sobre Los Ángeles. Sus palabras acerca de esta experiencia fueron: «Tan pronto como despegamos sabía que tendría que volar de ahora en adelante».


Amelia la aviadora

Sus primeras clases de aviación las obtuvo de la instructora Neta Snook, otra piloto pionera. Durante esa época logró adquirir un prototipo del aeroplano Kinner al que llamó «el Canario», en el que sufrió algún que otro accidente, cosa común en esa época por la poca fiabilidad de los motores y la lentitud de las naves. Su instructora no le daba mucha credibilidad como piloto, una opinión que no abandonaría durante su carrera. Ya en octubre de 1922 consiguió su primer récord de altitud al volar a 14 000 pies (4267 metros) de altura. Para 1923 obtuvo la licencia de piloto de la Federación Aeronáutica Internacional, siendo la decimosexta mujer en recibirla.
Amelia dejó por un tiempo la aviación y compró un automóvil, al que puso el sobrenombre de The Yellow Peri (‘el peligro amarillo’), en el que llevó a su madre a través del país rumbo a Boston. Al ser los automotores aún una novedad, la gente se interesaba por ella y le preguntaba de dónde venía.
En 1927 se unió a la Asociación Aeronáutica Nacional (capítulo Boston). Se dedicó a invertir dinero para construir una pista de aterrizaje, vendió aviones Kinner y promovió la aviación, especialmente entre mujeres. Ya comenzaba a hacerse un nombre en la sociedad. El Boston Globe la reconocía como una de las mejores pilotos de Estados Unidos.


Años de logros

En abril de 1928, Amelia recibió una llamada que cambiaría su vida: el capitán H.H. Railey le preguntó si quería ser la primera mujer en cruzar el océano Atlántico. La idea de la aventura había sido de Amy Guest, una aristócrata estadounidense que había adquirido un Fokker F.VII. En un primer momento, ella era quien pilotaría la nave, pero, por presiones de su familia, había desistido. Entonces, la familia Guest contrató a George Putnam, un publicista de Nueva York, para que encontrase la mujer indicada.
Después de conocer a los coordinadores de la travesía, se decidió que Amelia acompañara al piloto Wilmer Stultz y al mecánico Louis Gordon. La nave fue bautizada como Friendship (amistad), y despegó el 3 de junio de 1928 hacia Halifax, Nueva Escocia. Tras esperar a que mejorase el tiempo, partieron hasta el 18 rumbo a Europa. Llegaron a Burry Port, en el sur de Gales, (con poca gasolina) y no a Irlanda, como habían planeado. La misma Amelia reconoció que todo el trabajo lo hicieron los pilotos, pero al llegar los reporteros los ignoraron y la abordaron a ella. Después recibió felicitaciones del mismo presidente Calvin Coolidge. A raíz de este viaje empezó a ser conocida como Lady Lindy, por su parecido al aviador Charles Lindbergh.
Su fama creció en los medios de comunicación y comenzó a dar conferencias gracias al trabajo de Putnam. Él la ayudó a publicar su libro Veinte horas, cuarenta minutos, y también la acompañaba a todas partes. Fue tal la afinidad entre ambos que contrajeron matrimonio en 1931.
Earhart continuó impulsando la aviación entre las mujeres, tanto que organizó una carrera aérea para féminas a través del país en 1929, de Los Ángeles a Cleveland, que fue llamada The powder-puff derby. Fundó la organización Las noventa y nueve en su habitación de hotel en Cleveland con otras pilotos, pues incluía a 99 miembros. Fue su primera presidenta. En 1930 ayudó a formar y fue vicepresidenta de relaciones públicas de una aerolínea entre Nueva York, Filadelfia y Washington. Su carrera como aviadora no fue interrumpida, pues rompió récords de velocidad para mujeres en su Lockheed Vega.

Lockheed Vega 5B


Especificaciones técnicas

Lockheed Vega 5C (con tren de ruedas)
Tipo: monoplano con cabina cerrada para siete plazas
Planta motriz: motor radial Pratt & Whitney SC-1 Wasp de 450 cv
 Fabricante :Lockheed Aircraf Company
Diseñado por : John K. Northrop
Primer vuelo : 4 julio 1927
Introducido : 1927

Dimensiones
Longitud: 8,38 m
Envergadura: 12,50 m
Altura: 2'59 m
Superficie alar: 25'55 m²
Pesos
Vacío equipado: 1.160 kg
Máximo en despegue: 2.150 kg
Carga alar neta: 84,14 kg/m²

Prestaciones
Velocidad máxima: 300 km/h
Velocidad de crucero: 265 km/h
Autonomía normal: 885 km
Techo de servicio: 5.480 m
Ritmo de ascenso: 396 m/s


La misteriosa desaparición de Earhart

El 01 de junio 1937 Amelia y su navegante Fred Noonan salieron de Miami, Florida con destino a California, viajando alrededor del mundo. El primer destino fue San Juan, Puerto Rico ... desde allí bordeando el borde noreste de América del Sur y luego a África y el Mar Rojo.
El vuelo a Karachi fue otra primicia ... nadie antes había volado sin escalas desde el Mar Rojo hasta la India. Desde Karachi, el Electra voló hacia Calcuta el 17 de junio ... desde allí, a Rangoon, Bangkok, Singapur y Bandoeng.
Monsoon tiempo impidió la salida de Bandung durante varios días. Las reparaciones se realizaron en algunos de los "larga distancia" instrumentos que habían dado problemas antes. Durante este tiempo, Amelia se enfermó de disentería que se prolongó durante varios días.
Era junio 27 antes de Amelia y Noonan pudieron salir de Bandung para Port Darwin, Australia. Con el radiogoniómetro Darwin reparado, y los paracaídas fueron empacados y enviados a casa ... que no sería de valor sobre el Pacífico.
Amelia llegó a Lae, en Nueva Guinea el 29 de junio. En este punto, habían volado 22,000 millas y había 7.000 más que ir ... en todo el Pacífico. Amelia telegrafió su último artículo comisionado para el Herald Tribune. Las fotos muestran su aspecto muy cansado y enfermo durante su tiempo en Lae.
Guardia Costera de los EE.UU. El guarda costa Itasca estaba fuera de la isla de Howland durante unos días para que actúe como contacto de radio para Amelia. Las comunicaciones por radio en la zona era muy pobre y el Itasca estaba abrumado con el tráfico comercial de radio que el vuelo había generado.
Amelia dejó Lae precisamente a las 00:00 hora de Greenwich Mean Time 2 de julio. Se cree que el Electra se cargó con 1.000 galones de combustible, lo que permite 20-21 horas de vuelo.
A las 07:20 horas GMT, Amelia presentó un informe positon colocar el Electra en curso a unas 20 millas al suroeste de las islas Nukumanu. El último informe meteorológico Amelia se sabe que se recibió antes del despegue. La velocidad del viento en contra se había incrementado en un 10-12 millas por hora, pero no se sabe si alguna vez recibido el informe.
A las 08:00 GMT, Amelia hizo su último contacto por radio con Lae. Ella reportó estar en camino a la isla de Howland a 12.000 pies. No hay evidencia real de la pista precisa de la aeronave después de Nukumanu. Nadie vio ni oyó el avión sobrevolar.
Transmisión corto Varios fueron recibidas por el Itasca con diferentes intensidades de señal pero no fueron capaces de conseguir un arreglo en su ubicación por ser demasiado breve. A las 19:30 GMT, el siguiente transmisión se recibió de la Electra en la fuerza máxima ...
"KHAQQ llamando al Itasca. Tenemos que estar en ti, pero no puedes ver ... gas se está agotando ..."
En 20:14 GMT el Itasca recibió la última transmisión de voz de Amelia proporcionando datos de posicionamiento. El Itasca continuó transmitiendo en todas las frecuencias hasta las 21:30 horas GMT, cuando determinaron que Amelia debía abandonó en el mar y comenzó a poner en práctica procedimientos de búsqueda.

 
Se ha determinado que el avión cayó unos 35-100 kilómetros de la costa de la isla de Howland. Una tabla de salvación fue almacenado a bordo pero no hay rastro nunca se ha encontrado la balsa. Algunos expertos consideraron que los tanques de combustible vacíos podría mantener el avión a flote durante un período de tiempo.
El presidente Roosevelt autorizó una búsqueda de 9 buques de guerra y aeronaves 66 a un costo estimado de más de $ 4 millones. El 18 de julio la búsqueda fue abandonada por los buques en el área de Howland. George continuó buscando ayuda en la búsqueda, pero para octubre él también abandonó toda esperanza de encontrarlos con vida.
Amelia regularmente envió cartas a George en las paradas a lo largo de su ruta. Estos fueron publicados en el libro "Last Flight". En una pieza final del libro es una nota de ella a George ...
"Por favor, sé que soy muy consciente de los peligros ... Quiero hacerlo porque quiero hacerlo. Las mujeres deben tratar de hacer las cosas como los hombres lo han intentado. Cuando no su fracaso debe ser sino un reto a los demás."

Electra 10-E

 El Lockheed Electra 10-E era básicamente similar al Electra 10-A pero propulsado por motores Pratt & Whitney Wasp S3H1 de 450 kW (600 cv) de las 15 unidades construidas la más famosa fue la matriculada NR 16020 en la que en un intento de circunnavegar la Tierra, desaparecieron sin dejar rastro el 2 de julio de 1937 Amelia Earhart y su navegante Fred Noonan.


Lockheed Electra 10-A

Características generales

Tripulación: 2
Longitud: 11,76 m 38 pies 7 pulgadas
Envergadura: 16,76 m 55 pies
Altura: 3,07 m 10 pies 1 pulgada
Superficie alar: 42,59 m (459 pies)
Peso vacío: 2.930 kg 6.454 libras
Peso cargado: 4.670 kg 10.500 libras
Planta motriz: Pratt & Whitney Wasp Junior SB× .
Potencia: 340 kW 450 cv cada uno.

Rendimiento
Alcance: 1.300 km 713 nm
Techo de servicio: 5.913 m (19.400 ft)
Régimen de ascenso: 300 m/min 1.000 pies/min


Algunas conjeturas sobre la desaparición

A través de los años muchos avistamientos no confirmados se han reportado ... y muchas teorías abundan. Entre esas teorías:
•Amelia estaba en una misión de espionaje autorizada por el presidente Roosevelt y fue capturado
•Ella se lanzó a propósito su avión en el Pacífico
•Fue capturada por los japoneses y obligados a transmitir a los soldados estadounidenses como "Rosa de Tokio" durante la Segunda Guerra Mundial
•Vivió durante años en una isla en el Pacífico Sur con un pescador nativo
• En 1961 se pensaba que los huesos de Amelia y Noonan había sido encontrado en Saipan, pero resultaron ser las de los nativos de Saipan.
• El "Proyecto Earhart" es una investigación iniciada en 1988 por el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos (TIGHAR) para resolver definitivamente el misterio de la desaparición de Amelia Earhart.
Ahora en su décimo año, el proyecto ha hecho uso de la red mundial de la fundación sin fines de lucro de los investigadores a descubrir numerosos nuevos documentos históricos relacionados con el caso. Con mucho, la investigación más exhaustiva sobre el destino de Earhart ya que no busca la Marina de los EE.UU. en 1937, la investigación de TIGHAR emplea rigurosos estándares de prueba para reemplazar antiguo mito y la especulación con los hechos documentados.

AEROMAQUINA DESIGN