miércoles, 30 de mayo de 2012

Producirán ultralivianos de fabricación argentina


Argentina producirá aviones ultralivianos en Bahía Blanca y con aporte del Estado

Un grupo de emprendedores comenzará a producir aeronaves ultralivianas motorizadas, con lo que la Argentina retomará la fabricación de este tipo de aviones que se habían dejado de hacer tras el proceso de desindustrialización de los ’90.
El proyecto, denominado AeroPro, partió de la necesidad de los egresados de la carrera de técnico aeronáutico que se dicta en la Regional Bahía Blanca de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de poner en práctica la teoría aprendida en esa alta casa de estudios.
De esta manera, la Argentina volverá a posicionarse regionalmente en un sector industrial, como es la fabricación de aeronaves, que desde mediados de los ’40 y durante décadas resultó de enorme importancia para la economía nacional.

En provincias como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Fe, había pequeñas y medianas empresas que se dedicaban a este rubro, y empleaban en algunos casos hasta 500 personas para su funcionamiento. Pero que durante los ’90 debieron limitarse a reparar piezas y aeronaves o directamente a bajar la persiana de sus galpones.
“Jamás imaginé que me embarcaría en un proyecto así”, señaló a Télam el director ejecutivo y uno de los mentores del proyecto, Alfredo Mugueta. “Creo que en los últimos años se le está dando mucha prioridad a toda la actividad industrial y a todos los nuevos proyectos. Además se le da mucho apoyo a las pymes, algo que en otro momento era impensado”, aseguró el emprendedor, quien indicó: “Veo que hay mucho empuje para todo lo que son nuevos emprendimientos, fundamentalmente industriales”.
AeroPro, como muchos otros emprendimientos que comenzaron a gestarse en los últimos años, se acercó al Ministerio de Industria que a través de una serie de programas ofrece desde capacitación hasta financiamiento, incluyendo la posibilidad de acceder a aportes no reembolsables.
En este caso, los emprendedores bahienses obtuvieron un crédito a tasa cero por 30 mil pesos, y aportes no reembolsables por 75 mil más, con la posibilidad de volver a acceder a un crédito ventajoso una vez salida la primera unidad producida.

Iniciativa de la fábrica

La iniciativa de fabricar aeronaves surgió a partir de la necesidad de los egresados de la UTN de Bahía Blanca de poner un poco en práctica la teoría de la carrera de técnico aeronáutico, tratar de implementar algo como para desarrollar un prototipo con lo cual los alumnos pudieran ir comprometiéndose y teniendo un poco de práctica.
En Bahía Blanca hubo un proyecto de este tipo, una empresa que había traído una licencia de Estados Unidos y fabricaba los ultralivianos. Pero esta empresa discontinuó sus procesos y prácticamente estaba sin actividad. Aunque cuando se tomó conocimiento de que la UTN estaba tratando de desarrollar este proyecto, se pusieron en contacto con la Universidad y sus propietarios dijeron que ellos ya habían tenido este tipo de emprendimiento en marcha durante un tiempo. Por lo tanto, si había interés por parte de la UTN, la empresa le trasladaba las licencias y la marca con la cual había trabajado.
Por su parte, la UTN se acercó al Parque Industrial de Bahía Blanca e hizo contacto con los emprendedores del proyecto: un grupo de profesionales que trabajában en distintas empresas pero que enfocaron su atención en este proyecto.


Única fábrica argentina

El grupo AeroPro está compuesto por un ingeniero industrial, otro electrónico, un contador, un técnico aeronáutico y un ingeniero aeronáutico. Interesados por el proyecto, hablaron con la UTN, con el Aeroclub local, y con la Municipalidad, para averiguar el tipo de apoyo que podían recibir para llevar adelante esta iniciativa.
Hasta el momento es la única fábrica argentina en producir ultralivianos, y sus aviones serán los únicos homologados por la Dirección Nacional de Aeronáutica. Esto da la posibilidad de que las horas de vuelo realizadas con estos aviones se computen para obtener la licencia de piloto.
Hace unos años, la única fábrica que había era la de la familia Di Palma, la de los corredores de autos (Luis, Marcos y Patricio), pero ya no produce, sino que solo se dedica a la reparación, aunque por ahí dijeron que tenían pensado volver a fabricar.
El Estado Nacional otorgó primeramente un crédito del programa denominado Capital Semilla, que para la etapa , de desarrollo, en que se encuentra la empresa es de gran utilidad siendo de 30 mil pesos a tasa cero. Cuando la empresa ya esté en actividad se podrá solicitar otras líneas de créditos.
También a través de la Sepyme, conseguimos un aporte no reembolsable de 75 mil pesos.

Trabajos de producción

Se está en la etapa de puesta en marcha, equipando el taller, preparándose los componentes como para hacer el ensamble. Aunque todavía no produjeron ninguna unidad, pero en dos meses ya va a estar lista la primera. El principal trabajo es armar todos los componentes, una aeronave como la que se v producir lleva más de 150 y son todos materiales muy distintos, de diferentes aleaciones y tratamientos.
Una vez logrado esto, que prácticamente ya está listo, teniendo los componentes se simplifica bastante la producción. Lo próximo paso será simplemente comenzar a ensamblar. Y una vez que salida la primera unidad, la producción ya puede salir en serie.
Plan de producción en una primera etapa se estima harán cinco unidades, y después saldrá una por mes con el equipo actual, pero se tiene en mente darles la posibilidad a los alumnos de la UTN de que hagan pasantías y eso puede resultar en que se fabriquen dos aviones por mes en lugar de uno.
El tipo de aeronaves que se producirá será un biplaza. Y después también saldrán un monoplaza y un monoplaza fumigador agrícola. La versión biplaza es una unidad muy requerida para vuelos de escuela, para traslados de personas, para esparcimiento, tomar fotografías aéreas o realizar filmaciones desde el aire.

Mercado para este tipo de productos

Existe un mercado que está en todo el país y en todos los aeroclubes. El ultraliviano es el avión más barato, y es idóneo para quien quiere empezar a realizar actividad aeronáutica, porque permite hacer las 40 horas de vuelo que se exige por reglamento para ser piloto, a un costo menor.
Además está el mercado agrícola, muy grande, que requiere de este tipo de aeronave para realizar las tareas de fumigación.
Existen muchas posibilidades de exportar a la región, pero primero se tiene que desarrollar la empresa, que comenzó, con recursos limitados, pero que puede ir creciendo.
Además de la fabricación de aeronaves, se van a producir repuestos para los 200 aviones ya existentes desde cuando la fábrica, que les otorgó las licencias, los producía. Funcionando además como taller de mantenimiento de aviones de este tipo en general.

Recepción del proyecto a nivel local

La repercusión a nivel local fue muy buena llegándose a gestionar con el aeropuerto de Bahía Blanca un espacio para poder hacer vuelos de prueba e instalarse en un lugar libre del que disponen.
Precio de las unidades
El precio de la unidades que se van a fabricar , aunque todavía no se ha definido, ronda en un valor final entre 35 mil y 40 mil dólares.

Aeropartes

Algunos de los componentes de los aviones que se fabricarán se encuentran en el país pero hay otros como los de bulonería y caños de aluminio deben ser importarse. Anteriormente, los caños de aluminios los fabricaba Aluar pero ya no. Por lo que tuvieron que ser importados de Brasil. No tuviendo inconvenientes para hacerlo.
Se está gestionando con el Ministerio de Industria nacional la posibilidad de ver si los componentes que se necesitan importar, pueden llegar a fabricarse en el país.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

AEROMAQUINA DESIGN